Entre un mundo desconocido y otro por conocer.

miércoles, junio 25, 2008

Desvariando un rato

Si tuviera que elegir un lugar, dependería netamente de mi estado de ánimo y de qué es lo que quiero evocar.
La mayoría de las personas que han marcado un hito en mi vida tienen un lugar que, cada vez que paso por ahí, me recuerda a ellos, a la situación en que nos encontrábamos en ese momento y la mayoría de los gestos y cosas que se hicieron.
Además de un lugar, estas personas también tienen una canción en especial o en su defecto algún grupo musical. Aunque nunca tan de película la cosa, no es un tema que justo se hayan estado tocando en este lugar "especial". Son canciones o grupos que, si bien me recuerdan a estas personas por razones o épocas específicas, las personas o no las conocen o no les gustan, o tal vez sí... son cosas personalizadas.
Y por último, hay sólo algunas personas que aparte de tener un lugar y canción en especial, tienen un olor también. Un olor que no necesariamente es el de la persona, podría ser también de algún local que se visitó o algún alimento que se comió.
Claro que, si tienen o no un olor en particular que me recuerde a ellos, no los hacen ni más ni menos importantes.
Hasta cierto punto por lo mismo he adquirido el hábito de dejar registrada la banda sonora del momento... Me ayuda a recordar momentos o épocas... Favorece mi memoria que suele flaquear.

Por cierto...
Regina Spektor - Lady
Tokio Hotel - Monsoon.

Ayer saqué un libro de Benedetti de la biblioteca de Stgo. Se llama Despistes y franquezas y ahora sí puedo decir con toda propiedad que, el tipo es un verdadero maestro de las letras.
Cuando recién comencé a leer poesía de este señor pensé que tenia sólo algunos aciertos, pero ya no, es simplemente fantástico. En general no m gusta el género lírico, pero este tipo hace que me agrade, lo que es una proeza.

Estuve pensando en chispas.
Algo así como que yo cuidaría su chispa y que haría todo lo posible para que no se apagara y que yo no tenía chispa, pero no porque se hubiera extinto, sino porque estaba perdida no se donde, no la había podido encontrar y nadie tiene la intención de buscarla. Que la gente de estos tiempos no se da el tiempo para buscar esas cosas, que lo pasan por alto como si no importara.
Era un relato al respecto.
Lo iba a subir, luego me pareció muy mamón, así que mejor me lo guardo a medias, por que la otra mitad la dejé acá.
Como varias otras cosas también.

Y qué si escribo cosas muy negras de vez en cuando?
Tómelo como una especie de terapia. Como una forma de no ennegrecerme por dentro...

6 comentarios:

Sofia dijo...

holas
uuu k lendo k un libro pueda hacer
k uno pueda entender las cosas de maneras tan distintas y a la vez tan iguales como lo quiere el escritor...
Y a mi tambien me gusta guardar los momentos con cada cosa k kisa tu ni imaginarias .,.,,
cariños y nos tamos viendo .,
xaines

Freddy dijo...

Pero yo igual quiero leer el "relato al respecto", aunque te parezca mamón.

Quería aclarar una cosa, así que serios todos:
Cuando re-leí mi comentario respondiendo al tuyo en mi blog, cuando digo, tu ocio llegó hasta acá, no es que tu ocio se acabara en mi blog, si no que, tu ocio viajó por internet, traspasó mi monitor y me contagió, y me puse a buscar si existía tu palabrita.

Es que cuando leí eso de: tu ocio llegó hasta acá, me pareció como una parada de carros, y ná que ver poh.

como sea, a ver si publicas el "relato al respecto" mamón ^^

Chausito!

Israel dijo...

Aaaaaa... weno el cine en julio lo prometo... weno y lo del te amo??? para tu tristeza no es para ti...

jajajaja

No comento de tu cosa que escribiste xqme da musha lata leerlo ahora, tal vez mañana lo lea y escriba algo mas coherente...

Besos1

Anónimo dijo...

Por que insistes en alejarte d las letras?? si es lo que mas major manejas???'..... te quiero mucho aunque lo dudes

Anónimo dijo...

tu sabes quien es la anonima....

DupiN dijo...

Las letras, las malditas letras. no sacas nada poseerlas, ni manejarlas; debes guiarlas como una fuerza que te golpea y te atraviesa, te arranca el alma y el corazon, astilla los huesos. He escuchado casos que ha llegado matar algunos, haciendolos vomitar rosas ensangrentadas.
A mí me da miedo acabar siendo victima de ellas. Pero no puedo evitar recurrir a sus entantos, a su seduccion pueril y sincera. Sí! son putas, lo sé... sé que todas las manosean y no son de nadie.
Por eso se donde estan, en ese lugar que nos toca a todos nosotros. Un bloque en blanco, que es una ventana cerrada en nuestro vientre... que se abré a nuevas experiencias y sensasiones, como el hipo se nos arrancan esas canciones.

Las palabras, es un amor de muchos. Quizás mi perdición en mis últimos días.
Muerto dirá mi epitafío "yace el hombre que vive en estas últimas palabras".

Ese es mi lugar, bajo tierra, tres metros. En 90 añós más, cuando me decida a decir adios con todo lo que se merece este mundo.

hasta pronto